lunes, 25 de enero de 2016

La formación para el empleo estará en marcha en el primer trimestre de 2016

25/01/2016

El consejero de Empleo, Empresa y Comercio explica que la nueva FP valorará la experiencia del profesorado y será impartida por empresas acreditadas


Han pasado seis meses desde que asumió esta nueva responsabilidad en el Gobierno de Susana Díaz, una consejería que incluye la gran prioridad, el empleo, y los grandes ‘marrones’ de la legislatura, como los cursos de formación, las ayudas a UGT, el rescoldo de los ERE, etc.
–¿Las políticas activas empleo sirven?
–Creo que son importantes, más ahora mismo. Todos los estudios de la OCDE dicen que uno de los principales déficits de la economía española es la disociación entre la formación de la población activa y los nuevos modelos productivos. Es necesario adecuar la enseñanza secundaria y universitaria hacia una economía más tecnológica, digital, que necesita mucha más formación basada en el conocimiento capaz de convertirse en innovación y en valor añadido, una economía que antes decíamos que era del futuro, pero que ya está aquí.
–¿Y los cursos de formación?
–Las políticas activas de empleo tendrán que ir, como en España y otros países UE, hacia formación dual, en mayor colaboración con las empresas, que son las que saben sus verdaderas necesidades. Tendrán que fijarse tanto en los desempleados como en formar a los empleados y en habilidades que se necesiten en los territorios, con las escuelas taller, que creo muy importantes. Las vamos a poner en marcha
–¿Cuáles son sus planes?
En el primer trimestre vamos a tener en la calle las órdenes para formación de desempleados, de empleados, de escuelas taller, y los certificados de cualificación. Hemos previsto un presupuesto de 207 millones de euros para 2016.


–Los cursos están en el ojo del huracán judicial y parlamentario. ¿Cómo va a ser la nueva formación?
–Es verdad que el pasado está así, pero es el pasado, yo tengo que pensar en el presente. La nueva orden recoge la concurrencia competitiva en las subvenciones, garantiza un cuerpo de formadores cualificados en el que se valore la experiencia y que las empresas estén acreditadas, sin que puedan subcontratar toda la acción formativa. Del total de 207 millones se destinarán 77,6 a formar parados; 20,7 a trabajadores en activo y 50,8 a escuelas taller, talleres de empleo y casas de oficio
–¿Cómo va la revisión de los expedientes de los cursos celebrados desde 2011?
–Desde el principio nuestra regla principal es la transparencia. De ocho mil y pico en la última comparecencia di cuenta de más de cinco mil. Nuestra hoja de ruta es terminar antes de verano. Estamos dentro de los raíles del derecho administrativo, y si hay que pedir reintegro se hará. Una gran mayoría no presentan ninguna incidencia. Y en vía judicial estamos colaborando con la Justicia aportando la información y con respeto absoluto.

Fuente: DiarioSur