jueves, 25 de junio de 2015

Los 5 errores que debes evitar al enviar tu CV

El email es la primera señal que damos a las personas de Recursos Humanos cuando queremos presentarnos de manera formal a un puesto vacante, y por lo tanto, desde ese preciso instante se empieza a ser valorado como candidato. Algunos de los errores comunes que pueden descartar a una persona se trasladan con frecuencia al propio correo que se envía con el currículum vitae.
Estos son los cinco fallos más comunes que se repiten en los email y que conviene evitar:
1.- No detallar la oferta para la que se envía el currículum: los profesionales que integran el área de Recursos Humanos de una compañía reciben cientos de CV y emails, por lo que no especificar el asunto y la oferta de empleo por la que alguien se pone en contacto con ellos es un intento en balde. La persona que reciba ese email debe localizar con facilidad quien lo envía, el motivo y la oferta.
Ejemplo de cómo debe hacerse: "Buenos días, soy María Páramo Celades, les hago llegar mi currículum ya que he visto que hay un proceso abierto en jobandtalent de Community Manager, oferta publicada el 12 de mayo de 2014, perfil que busca la empresa X y que finaliza el 20 de junio de 2014".
2.- No hay que explicar asuntos que no interesan: Por continuar con un orden jerárquico, después de que se especifique el asunto, y se destaque cuál es la oferta por la que el candidato se pone en contacto con el recruiter, en el cuerpo del email no hay que dar más información que la relevante para el puesto. La crisis económica y la falta de oportunidades ha incentivado que un importante número de candidatos cuenten su situación personal, hecho que para los responsables de valorar al profesional no es reveladora, pero sí negativa.
Ejemplo de lo que no se debe hacer: "Buenos días, soy María Páramo Celades, tengo 38 años, la verdad es que llevo más de 11 meses sin encontrar empleo, creo que podría encajar con una oferta que han publicado, la experiencia que tengo no está muy enfocada al puesto, pero..." Hay que dar la información justa, y sobre todo, saber gestionarla bien.
3.- Buscar excusas por no haber cumplido los tiempos marcados: Cuando en el punto anterior explico que gestionar la información es relevante, lo que hay que tener claro es que en la primera comunicación que se hace a través del correo ya están valorando y conociendo nuestra personalidad. Una persona que ya antepone una excusa por el hecho de no haber hecho llegar el CV en el tiempo marcado, o contar historias poco profesionales, nos descarta automáticamente. Es preferible perder esa oportunidad en cuestión, y esperar a otros procesos abiertos, que no causar una mala impresión y que se nos descarte para futuras ofertas de empleo.
Ejemplo: "Buenas tardes, soy María Páramo Celades, en primer lugar quería disculparme por no haber podido enviar el ejercicio que me mandaron como parte de la prueba antes. El ordenador estaba estropeado, bajé a un locutorio cercano, pero no contaba con un programa Excel que me permitiera hacer bien el ejercicio, y hasta hoy no me ha sido posible enviarlo".
4.- Faltas de ortografía en el email: cometer faltas de ortografía en el CV es un asunto que ya parece haber quedado atrás para las personas que buscan empleo, ya que un currículum con una falta de ortografía descarta directamente la candidatura, pero olvidamos que el email forma parte de la misma.
5.- Siempre una dirección profesional: Puede parecer obvio, pero sigue siendo muy elevado el número de emails que se reciben con direcciones poco o nada profesionales. Es importante crearse un nuevo correo electrónico aunque solo sea para el envío de nuestro currículum a las distintas ofertas de empleo a las que nos queramos presentar. Una dirección personal facilita a la persona de Recursos Humanos localizarnos, y ahorra tiempo, aspectos que favorecen la candidatura frente a otras.
Ejemplo: chiquitita_43@gmail.com, cuando lo razonable es utilizar direcciones sencillas como maria.paramo@gmail.com.


Fuente:.huffingtonpost.es