miércoles, 13 de mayo de 2015

Diferencias entre una ETT y una Agencia de colocación


¿Cuáles son entonces sus diferencias? ¿en qué medida puede ayudar cada una de ellas a quien busca trabajo?

Las Agencias de Colocación
Son entidades públicas o privadas, con o sin ánimo de lucro, cuya finalidad es proporcionar trabajo a las personas desempleadas. Median entre trabajadores que buscan empleo y las empresas que lo ofrecen.  Las Agencias de Colocación no contratan al trabajador, simplemente lo ponen en contacto con la empresa y ahí termina su función.  Algunas de ellas tienen convenios de colaboración con el Servicio Estatal y los Servicios Autonómicos de empleo y se regulan por el Real Decreto 1796/2010.
Para entenderlo mejor, veamos dos ejemplos de Agencias de Colocación: La Cámara oficial de Comercio e Industria de Córdoba o la Federación Nacional de Asociaciones de Empresarios Autónomos (ATA).

Las Empresas de Trabajo Temporal (ETT)

Cuando una empresa necesita cubrir un puesto de trabajo de forma temporal, en lugar de contratar directamente puede recurrir a una ETT para que le proporcione ese trabajador que necesita. La ETT busca al trabajador, lo selecciona y lo contrata ella, para luego ponerlo a disposición de la empresa en la que trabajarán, que se denomina “empresa usuaria”.  La ETT paga al trabajador y cobra a la empresa usuaria el sueldo del trabajador más un porcentaje por su intervención. La relación laboral existe entre el trabajador y la ETT.
Algunas empresas de Trabajo Temporal son, por ejemplo: Adecco, Randstad o Manpower.

¿Por qué hay ETT que también son Agencias de Colocación?

Hay empresas o grupos de empresas que al mismo tiempo actúan como ETT y como Agencias de Colocación.
Por ejemplo, Grupo Norte, es “Forsel Grupo Norte Empresa de Trabajo Temporal” como ETT y al mismo tiempo opera como Agencia de Colocación Autorizada con “Forsel ETT: Agencia de Colocación y Empresa de Recolocación”.  Esto es habitual entre las grandes ETT:  todas ellas tienen la doble vertiente.
Esta dualidad es algo que se autorizó con la entrada en vigor de la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma laboral del mercado:
Art.1: “Las Empresas de Trabajo Temporal  también podrán actuar como Agencias de Colocación, cuando cumplan con los requisitos establecidos en la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo y su normativa de desarrollo y cuenten con la correspondiente autorización.”
Con ello se autorizaba a que una ETT pudiera ser al mismo tiempo Agencia de Colocación, pero al mismo tiempo, la reforma añadía lo siguiente:
“En su relación tanto con los trabajadores como con las empresas clientes las empresas de trabajo temporal deberán informar expresamente y en cada caso si su actuación lo es en la condición de empresa de trabajo temporal o de agencia de colocación.”
Esta es la clave:  el trabajador debe conocer en todo momento si la empresa actúa como ETT o como Agencia de Colocación.

Un ejemplo

Lucía acaba de terminar la carrera de Derecho, ha hecho una especialidad y varias prácticas. A pesar de contactar con muchas empresas, no encuentra trabajo. Por ello, Lucía decide apuntarse al paro, haciendo varios cursillos y por otro lado, registrar su currículum en empresas de selección de personal.   Al cabo de dos semanas, la empresa  “XYZ Trabajo Temporal” le llama por si está interesada en un trabajo durante un mes en una Notaría.
  • Si “XYZ Trabajo Temporal” actúa como Agencia de Colocación, en colaboración con el Servicio de Empleo, Lucía trabajará en la Notaría con un contrato laboral temporal entre el Notario y ella, en los términos que los dos acuerden. El papel de la empresa XYZ se ha limitado a analizar las cualidades de Lucía, darle orientación y ponerla en contacto con una oferta de trabajo que encajaba adecuadamente en su perfil.  XYZ puede haber actuado sin ánimo de lucro o bien cobrando una cuota al Servicio de Empleo por haber colocado a una trabajadora en paro.
  • Si “XYZ” actúa como Empresa de Trabajo Temporal, Lucía tendrá que firmar un contrato laboral con la XYZ ETT, que será la que le pague las nóminas.  La Notaría le pagará a la ETT el sueldo de Lucía más un porcentaje por sus gestión de encontrar, en muy poco tiempo, a la trabajadora que necesitaba el Notario.

  • En ninguno de los dos casos la empresa XYZ, ni como ETT ni como Agencia de Colocación, podrá cobrar nada a Lucía, pero la relación laboral es completamente distinta en uno y en otro.


© Un artículo de Oscar de las Heras (@oscardelas) para citapreviainem.es 10/05/2015